Incombustible Iñaki

Como en el “Otro”, el cuento de Borges, le pregunté a Iñaki Gabilondo cómo se vería si pudiese reencontrar al periodista que tuvo que salir en las pantallas de TVE el 23F antes que El Rey para contar qué estaba pasando, qué pensaría del reportero que con el tema de los Gal ardiendo preguntó a Felipe González ante siete millones de espectadores y hasta siete veces si él era la “X” de aquellos asesinos. También quise saber qué conclusiones sacaría del entrevistador iracundo ante el Aznar que nos llevó a Irak. “Vería siempre al mismo, a una persona que siempre ha entendido su trabajo con enorme responsabilidad”, contestó para Ethic. Un peso que de alguna forma hizo al profesional un viejo, un señor mayor mucho antes de haber cumplido los 40, e incluso los 30, porque desde muy joven dirigió y presentó los más importantes informativos de este país.

Cuenta que quizás ser el hermano mayor de otros ocho que le siguen le obligó a entender que tenía que responder, estar y ser ejemplar. Una de las cosas que le marcó, rememora, fue el encuentro con su tía Ana, casada con un anarquista en Francia y por lo tanto prescrita, olvidada y alejada de una familia rota por los dos bandos que dividieron España. Con apenas diez años y sin ninguna explicación su padre y su abuelo le llevaron de testigo: no la habían visto en años. Señala que él no dijo nada, que observó, jugó e hizo cosas de pequeño. Lo que le impresionó fue que su padre, el hermano de aquella mujer, se desplomó cuando volvió al hogar. Tras el desmayo nadie volvió a sacar el tema: estaba todo dicho, mejor dicho, hecho. Llevarle a él  significó levantar el veto, subrayar que todo, si se quiere, se puede sanar, hablar, mostrar y discutir -a pesar de las distancias-. Iñaki se ocupó de transmitir ese mensaje a los más pequeños: era su responsabilidad, la misma que ha sentido durante los muchos años que lleva tratando con información. Hoy, con los 70 cumplidos, Iñaki sigue contando en su blog y en la aventura que rueda, “Cuando yo no esté”, pero no es un viejo, es un joven que empieza.  Y según lo explica, le “quema la información”, se arrebata, se levanta de la silla, toca al interlocutor, se pone nervioso e intenta explicar lo apasionante que es seguir aprendiendo. Nos recibe a las 10, tras su clase de inglés y señalando en su tablet dos de sus fuentes de información preferida: Science y Nature. Incombustible Iñaki.

Próximamente en Ethic.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s