Sra Milton: “No es bueno que el feminismo esté de moda”

Es una de las ilustradoras más interesantes del panorama español. Desde sus collages replantea los estereotipos visuales y semánticos que condicionan a mujeres y hombres.

Decías en una entrevista que lo que te gustaría es aparecer en las pesadillas de Karl Lagerfeld, no en sus desfiles. Explícate.

Sí, comentaba en la entrevista que creo que vivimos una tendencia peligrosísima: esa que dice que el feminismo está de moda (aunque vete tú a saber, a lo mejor a estas alturas del verano ya estamos completamente out).

El hecho es que las modas pasan, y usando la jerga del sector, el objetivo debería ser convertirse en fondo de armario, no en tendencia. Que alguien como Lagerfeld, que es prácticamente un discurso antifeminista que respira, se permita el lujo de utilizar nuestra simbología en sus desfiles me parece un síntoma claro de que en este sentido, estamos yendo en la dirección equivocada. Caemos en cierta domesticación en cuanto al lenguaje, repetimos los mismos eslóganes y proclamas que hace 40, 60, 100 años… Hace falta evolucionar y renovar el imaginario visual y semántico, porque la idea es ofrecer una alternativa que aterrorice a gente como KL, no dejar que nos fagocite.

 ¿Qué erradicarías tú de ese imaginario?

Muchas cosas, pero por ejemplo, la consideración de que las mujeres no somos de fiar o la falta de comprensión hacia ciertas actitudes basadas en prejuicios.

¿Entiende la sociedad qué es hoy el feminismo?

Yo creo que no del todo bien. Una buena parte del público sí capta la idea básica, pero otra tiende a malinterpretar ciertos conceptos, o directamente nos considera que unas locas peligrosas. El feminismo tiene un problema de comunicación: se han dado diferentes corrientes y pensamientos a lo largo de su historia, a veces contradictorios y eso crea una confusión natural en gente que se acerca al tema por primera vez, o de forma puntual.

No obstante muchas veces, este caos comunicacional se utiliza para hacer críticas interesadas basadas en generalizaciones, no se puede coger la parte para hacer el todo: una cosa es invertir el orden del poder, otra muy distinta que mandemos a los hombres a fregar y reproduzcamos los fallos del sistema actual. La idea es que todo el mundo friegue.

Si se miran tus collages, tus constantes trabajos para Pikara Magazine, uno diría que eres activista. ¿Te lo consideras?

No. Yo diría que soy una activista bastante floja y de una militancia bastante baja. No me han gustado nunca las manifestaciones y me da mucho miedo la policía, me cuesta hablar en público, pertenecer a colectivos, etc…pero sí es cierto que me reconforta poder contribuir a contar la historia desde otro punto de vista y colaborar mediante mi trabajo, que es lo que se me da bien.

Dicen también que el feminismo no tiene sentido de humor.

No lo comparto. Yo por sentido del humor lo que entiendo es la capacidad de reírse de las desgracias propias y ajenas para entender el mundo como un sitio mas habitable, un mecanismo que nos permite soltar presión, y desde luego creo que el feminismo de esto no anda precisamente corto y que de hecho el humor y en concreto el humor negro (la expresión políticamente incorrecto no me gusta nada, porque ¿quién y por qué decide lo que es correcto y lo que no?) funciona muy bien desde nuestra perspectiva.

De hecho te diría que la situación es exactamente la opuesta, y con artículos y vídeos de compañeras (también me ha pasado con alguna de mis propuestas) con un corte claramente satírico, la reacción ha sido de absoluta indignación y alarma, a veces rozando la conspiranoia.

Resulta paradójico (y de hecho bastante gracioso) que el receptor de este tipo de bromas nos acuse a nosotras de no tener sentido del humor, cuando el hecho es que los que se ofenden con un comentario completamente inofensivo sobre sexismo en publicidad, o buscan un simbolismo castrador en la foto de una polla con pajarita, los que se sienten amenazados, son ellos. El hecho es que si usas una foto de una polla hablas de dominio, de patriarcado, de una forma sencilla y rápida y si además puedes ponerle sombreritos o una corbata, o convertirla en un toro mecánico ¿por qué no hacerlo?

Por supuesto, con el tema del humor siempre surge la cuestión de usarlo desde ámbitos de poder para continuar opresiones e imponer sesgos, y algo de verdad hay en esto, pero si fuese un arma, tiendo a considerarlo mas un boomerang que una flecha, hay que saber lanzarlo, y recogerlo, y no necesitas un arco para utilizarlo, está al alcance de cualquiera, pertenezca al ámbito de poder o no.

 

Extracto de la entrevista publicada en el newsletter de la Fundación Atenea,  entrevista completa a la Sra Milton.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s