Jineth Bedoya, una valiente que no calla

“Míreme bien la cara hijueputa; míremela porque no se le va a olvidar nunca”, le espetaron a Jineth Bedoya los tres malnacidos que la violaron y la torturaron. No se imaginaban aquellos paramilitares colombianos el efecto bumerán que tendría su acción. Hoy, la periodista, nominada a Premio Nobel de la Paz y activista por los derechos humanos, no deja de encararse con quien haga falta para gritar #NoesHoradeCallar #bastaya #25N #niunamenos.

“Hace 16 años ese grupo de hombres creyó que me iban a callar. Quiero decirles que potenciaron mi voz, la voz de todas las mujeres del mundo que somos violadas”, señalaba estos días en España con ocasión del Día contra la violencia de género. Mientras transcurría el acto al que estaba invitada, “una mujer siria estaba siendo violada en los campos de refugiados y diez casos de violencia contra mujeres caerían en el olvido y la impunidad”, apuntó.

La violencia de género es una pandemia mundial, una enfermedad que nos está carcomiendo. Nuestro paso, el de las víctimas, es sobrevivir, levantar la cabeza y tener la firmeza de decirlo, ¿cuál es su compromiso?”, pregunta haciéndose gigante, ocupando cada vez más espacio en la sala, cada vez con más firmeza y con la severidad de un titán imparable. Quizás en ese momento esté recordando la cara de aquellos salvajes que un día cambiaron su vida y la convirtieron, a su pesar, en una bandera contra la violencia de género.

Un símbolo que no deja de invitar a las mujeres a un cambio. Y también a ellos, necesarios en esa contienda por la igualdad: “Necesitamos hombres que crean en las mujeres. Necesitamos hombres que crean que atacar a una mujer es atacarles a ellos”, afirma la reportera mientras asevera que ellas, las víctimas, no quieren seguir hablando entre ellas: “Hace falta que los medios, los poderosos, se atrevan a hacerlo y asumir su responsabilidad”.

Como periodista, Bedoya tiene otra invitación para sus compañeros de gremio, la de revisar el papel que juegan en la violencia de género. “Yo lo entendí a la fuerza. Quiénes escribimos contamos con los micrófonos de la radio y la imagen, somos responsables del 50% de la violencia”. Denuncia a la profesión por cosificar a la mujer, y de no ser profesionales a la hora de contar, por ejemplo, que el hogar es hoy el lugar más peligroso.

“Cada una, cada uno de ustedes piense cuál es su compromiso”, lanza. Bedoya no tiene frases gratis. Todas tocan, como de alguna forma todas hemos sido tocadas o violentadas (una de cada tres en Europa, según Naciones Unidas). “Podemos cambiar el mundo. Podemos cambiar el mundo de una mujer. Váyanse con esa reflexión”. Ella, no cabe duda, lo hace con una valentía y un coraje dignos de admiración.

Jineth Bedoya visitó España invitada por Oxfam Intermón, como una de sus avanzadoras, mujeres que empujan el mundo por una sociedad más justa e igualitaria. En el año 2000 recibió el Premio Internacional de Libertad de Prensa (Canadá) y en 2001 fue galardonada con el Premio a la Valentía en el Periodismo por la Fundación Women’s Media (EEUU). También se le dio el Premio al Coraje en el Periodismo internacional de la Escuela de Periodismo y Televisión de la Universidad de Kentucky (EEUU) y el Premio Reach all Women in War Anna Politkovskaya en 2016.

Publicado originalmente en el Blo de Mujeres El País, http://elpais.com/elpais/2016/11/28/mujeres/1480346746_724123.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s