Un minuto antes del 8 de marzo

Nota de la autora: Hoy, 8M, no escribo. Lo hice ayer, robando un poco de tiempo a mi trabajo ordinario. Y publico dos minutillos antes de que comience el 8 de marzo, para que este post luzca el día que las mujeres paramos. Más concretamente, #LasBloguerasParamos

Me gustaría explicar, rápido y con muchas ayudas, por qué paro yo hoy y por qué cientos de mujeres paramos incluso por las que no lo hacen. Para argumentarlo salgo rápido al patio de vecinos que es Twitter. Recupero de todas formas algo en lo que me hizo pensar el pasado domingo la alcaldesa de Madrid en el programa El Objetivo. Decía la exjueza que el feminismo plantea también el modo y la distribución del trabajo: si queremos conciliar, y si queremos que empresas, hombres, mujeres y la sociedad se hagan corresponsables. Algo así como decir adiós a esas jornadas laborales que duran hasta las 8 de la tarde y se extienden en un afterwork con gin-tonics. Decir adiós a calentar las sillas por horas sin cuento, entre otras muchas cosas demasiado asentadas.

Pero voy con los tuits, los titulares de esta huelga:

La valiente periodista Mónica G. Prieto @monicagprieto, corresponsal de guerra, dice:

“Lo sorprendente es que nadie pregunte por qué paramos el jueves. Paramos porque es nuestra obligación limpiar esta parte de la sociedad hostil e intolerante que, o emplea la violencia contra su mitad femenina, o protege con su silencio a los agresores. #8deMarzo 1/2

Y luego, por si alguien no lo entiende, prosigue:

” #Paramos pq no queremos esa sociedad para nuestras hijas, y porque tememos perder esta oportunidad histórica para hacer del mundo un lugar más justo y seguro para todos, ellas y ellos. Y porque no si paramos y el patriarcado se crece, comenzaremos a perder libertades y derechos

Me golpea otro argumento, las que ya no están, las víctimas asesinadas por hombres, una cifra vergonzosa y que hemos normalizado”.

Sara Sere Siri‏ @LlamameLolita, profesora, recoge parte el intachable artículo de @Barjijaputa:

“Paramos por las que no os podéis levantar, paramos por las que ya no os acostáis. Paramos para demostrar al mundo que las mujeres sostenemos la mitad del cielo.”

Se refiere la pieza que ella misma publicaba en El diario, un texto que podría servir de mantra para que nosotras, las mujeres, en este día de huelga no friamos un huevo.

Sigo y doy con #ElFémurEnHuelga #MisRazonesParaPararEl8M #HuelgaFeminista8MMe quedo con algo básico, los cuidados. Ayaná‏ @Kaiken68, apunta:

“Porque pertenezco a unos de los colectivos de trabajadoras donde más existe la precariedad,no gozamos de los mismos derechos que el resto de trabajadorxs. Las empleadas de hogar y cuidadoras seguimos sin derecho a paro”

Y sí, claro, la huelga es política, como todas las de la historia. Y porque, como dice,

Fani Grande‏ @fanigrande : “No quiero ni un minuto más a un Presidente de Gobierno que contesta: “No nos metamos ahora en eso”, cuando se le pregunta por la desigualdad salarial entre hombres y mujeres en SU país”.

Más. Por la paz, qué obvio. @Cmagallon1  retwittea a @aipaz.org:

“Para poner la vida y las relaciones en el centro y contra todo tipo de violencias que sufren las mujeres, el #8MHuelgaFeminista/#LasInvestigadorasporlaPazParamos

Y de la paz a la ciencia, aunque no tenga el hashtag del paro, hoy no trabajo por lo que señalan mis compañeras. @FECYT_Ciencia:

“Solo un 3 % de los galardonados con un Premio Nobel de ciencias son mujeres. Una de ellas es la británica Dorothy Hodgkin, que en 1964 fue presentada por la prensa como un “ama de casa ganadora de un Nobel de Química”.

Huy, creo que si no quiero hacer horas extras, voy a tener que dejarlo, pero con humor… ¿Y qué mejor que las declaraciones del obispo de San Sebastián, que dice que llevamos el demonio dentro? ¿Seremos brujas?

Estoy casi sin tiempo: no quiero hacer horas extras. Así que respondo de memoria a algunas de las críticas contra la huelga. Casimiro García Abadillo, http://@garcia_abadillodirector de El Independiente, señala que no apoya el manifiesto de las periodistas porque está en contra de las cuotas. Vale, colega, le invito a reflexionar: si las mujeres llevamos tres, cuatro décadas trabajando y no estamos en la dirección, sólo se me ocurren dos alternativas: o somos tontas, y en ese caso, descártennos; o hay techos de cristal.

Otra: no voy a la huelga porque la haré a la japonesa. Ay, que ese tipo de huelga no existe, y hasta Mariano os desdice, chicas… Perdón, quería decir Presidentas, Ministras…

Así que si estás leyendo esto, nos toca, por mí, por ti, por nosotras, vosotras y ellas: ¡a la calle!, porque es nuestra.

(Y todo esto lo firma Isabel Pallarés, muy cercana y amiga. La buena de Belén de La Banda, @bdelabanda  editó y mejoró el texto. Quiénes la conozcan podrán notar su pluma, todo un lujo)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.